El sábado 12 y el domingo 13 de Mayo de 2012, se realizó la Primera Feria del Libro y la Propaganda anarquista en Santiago, capital del Estado chileno. La masiva concurrencia, el grato ambiente entre participantes y la ejecución del diverso cronograma de actividades, permitieron que el encuentro se desarrollara cabal y exitosamente. A continuación haremos una pequeña reseña, desde la coordinación, de lo que fue esta auténtica fiesta de la cultura libertaria.

 

De la organización, la propaganda y el espacio

Si bien la idea de realizar un encuentro de este tipo flotaba en el ambiente desde hace varios años, la voluntad de concretarla surgió de un pequeño grupo de afines, en los últimos meses de 2011. Luego de realizar un breve sondeo entre compañeros y compañeras sobre la viabilidad de la Feria, y ante la respuesta positiva, se procedió a invitar a todas las iniciativas conocidas de propaganda anarquista en la región chilena, de diversas características y tendencias. La propuesta fue acogida de buena forma y comenzaron los preparativos y reuniones de coordinación. El 23 de marzo hubo una Cena solidaria para obtener fondos. Gracias a ello se pudieron adquirir algunos implementos necesarios e imprimir afiches para publicitar el encuentro. No obstante, casi toda la propaganda se realizó por internet.

Una de las complicaciones de esta fase, fue la definición del sitio para la Feria, pues se temía que a un lugar alejado del centro de Santiago, no llegaría mucha gente, y sería más complicado para los compañeros y compañeras de otras ciudades. A pesar de que finalmente no se logró un espacio céntrico y de fácil acceso, sino una sede vecinal de una comuna aledaña, la amplia difusión de mapas explicativos y la buena voluntad de los asistentes, permitieron que la Feria fuera muy concurrida. No estaba en los cálculos de nadie la gran cantidad de participantes que hubo, que según el juicio de varios compas, superó fácilmente el millar. Vinieron compañeros de distintos puntos de este país (La Serena, Valparaíso, San Antonio, Rancagua, Talca, Chillán, Concepción, Talcahuano, Temuco, Valdivia, Punta Arenas), y también algunos desde Lima, Montevideo, y Buenos Aires.

El último problema que se presentó fue el clima, pues en caso de lluvia el espacio se hubiera reducido y la asistencia disminuido. Felizmente no ocurrió así. Eso sugiere realizar las nuevas versiones de la Feria, en meses más favorables en términos climáticos. El local utilizado, ubicado en El Lingue nº330, Comuna de Estación central, no fue el mejor para este tipo de instancias, en tanto no había buena división de las áreas para debates y talleres.

No obstante lo anterior, y el ajuste en una hora del cronograma, las múltiples actividades se pudieron desarrollar con normalidad. Hubo conversatorios, charlas, presentaciones de libros, video-conferencias, música en vivo, muestras fotográficas, intervenciones teatrales, talleres de niños y niñas. Y paralelo a todo eso, hubo cerca de medio centenar de puestos de difusión, editoriales, librerías, periódicos, y distintas iniciativas de propaganda anárquica.

 

Sábado 12

Con algo de nerviosismo, estuvimos desde temprano acondicionando el local para la Feria. No se sabía si la convocatoria había tenido éxito y, además, era probable que la policía y la prensa burguesa viniera a molestar, dado que ellos sabían del encuentro, pues hubo seguimiento policial cuando se coordinaba la jornada (en distintas reuniones) y Las Últimas Noticias, uno de los diarios de mayor tiraje en Chile, había publicado una amplia nota al respecto en su edición del viernes 11 de mayo. Al parecer la prensa no llegó, y carabineros solo hizo un patrullaje de costumbre. La presencia de policía encubierta, es un hecho. No obstante, nadie interrumpió el normal desarrollo de la actividad.

Cuando ya eran las 11 de la mañana, todo el espacio estaba lleno, y la gente seguía llegando. Hubo momentos en que caminar era realmente complicado. Con todo, las actividades se pudieron efectuar.

Ese día hubo un foro coordinado por el CSO Los Lecheros de Valparaíso, sobre la producción de conocimientos en universidades y espacios libertarios. Luego hubo una mesa sobre medios de comunicación anarquistas. Debido al tiempo limitado, los compañeros solo pudieron presentar las iniciativas. Ellas eran: Radio Mauricio Morales y Metiendo Ruido, ambas de Concepción; Video-revista Sinapsis, revista Política y Sociedad, periódicos Solidaridad y El Surco, todos de Santiago; periódico Acracia de Valdivia; periódico Acción Directa de Lima; y Radio ConCiencia de Valparaíso. A continuación hubo una mesa sobre sindicalismo y movimiento estudiantil, en donde expuso un miembro de la CNT española y uno del FEL. Tras ello fue el turno del almuerzo en común: lentejas con quinua.

Ya más tarde se presentaron tres libros: “Ciudadanxs no!” de Ediciones Sin Nombre (Concepción) y Afila Tus Ideas (Santiago); “Una introducción al anarquismo”, publicado por la CRA; y Creyeron que éramos rebaño, de Editorial Quimantú. También hubo un interesante foro coordinado por el Pikete Jurídico, junto a “81 razones”, sobre el sistema carcelario, su historia y la legislación represiva en este país. Ese día igualmente se realizaron talleres de seguridad en internet y diagramación de libros. Nos acompañó cantando, “Nido del Cuco”, trovador de Montevideo.

Domingo 13.

El domingo fue más lento que el sábado. No hubo tanta gente como el día anterior, pero ya en la tarde, los espacios estaban llenos. Algunas complicaciones técnicas, de sonido y computación, obligaron a readecuar el orden de las actividades, pero los problemas se pudieron solucionar. Este tipo de cosas hay que mejorar en próximas oportunidades.

La jornada comenzó con un foro sobre relaciones de autoridad de hombres y mujeres libertarios. Coordinaban las compañeras de Huelga de Vientres y Flor de Litre. Luego vino un conversatorio sobre antimilitarismo, a cargo de un miembro de la video-revista Sinapsis. Le siguió el lanzamiento de la revista Víscera, que editan unos compañeros en Alemania y Chile. Ese día, el almuerzo en común, fue tallarines con salsa.

Se presentaron varios libros: “En la calle”, de la Editorial Madreselva de Buenos Aires; “Como la No violencia protege al Estado” de Peter Gelderloos, editado por Ediciones Crimental e Ignición Ediciones; “Cuando la patria mata. La historia del anarquista Julio Rebosio”, de Víctor Muñoz; “Rebeldías Líricas” de José Domingo Gómez Rojas, editado por el CSO Los Lecheros de Valparaíso; Un libro sobre la VOP (1969-1972) publicado por Editorial Memoria Negra.

Ese día también hubo un concurrido conversatorio sobre Mauricio Morales y otro sobre las luchas anti-carcelarias actuales, en la que participaron compañeros de Defensoría Popular. Un compañero de la Radio Mauricio Morales realizó una exposición sobre el anarquismo en Concepción, desde 1988 hasta la actualidad, destacando la importancia de esa zona en la rearticulación del movimiento tras la dictadura. Hubo talleres de seguridad en internet y empaste de libros. También hubo una intervención teatral. En la música acompañaron: La Trova Record, la Lira Libertaria y Felipe Sinapsis.

Un pequeño balance

A pesar de ciertos problemas y detalles que se deben superar en nuevas instancias, cuestiones que ya hemos mencionado anteriormente, el resultado de la feria es evaluado de forma muy positiva por parte de los asistentes y coordinadores. Se debe destacar que es la primera de su tipo en esta región y que afortunadamente se llevó a cabo en un grato ambiente entre compañeros y compañeras, y aún entre diversas tendencias e iniciativas libertarias que no se llevan bien entre sí. Una grata impresión quedó dando vueltas. Algunos desean replicar la Feria en otras ciudades, y aún en otros países. Es cuestión de motivarse y dar curso a la libre iniciativa.

Los objetivos se cumplieron, es decir, la instancia sirvió para que las diversas iniciativas se encontraran, para que surgieran nuevos contactos y relaciones. La Feria estimuló a los grupos de propaganda impresa a crear nuevo material, y a partir de ella podemos realizar una panorámica de la actividad editorial libertaria actual. Hemos escapado a los circuitos institucionales de cultura.

Agradecemos a todos y todas quienes hicieron posible la realización de este encuentro. A la Junta de Vecinos de la Villa O’Higgins en Estación Central, por la buena voluntad al facilitarnos el espacio.  A todas las iniciativas de difusión que asistieron, y a los coordinadores y participantes de talleres, foros y conversatorios, por la comprensión y paciencia ante las dificultades de comunicación mutua, y ante los pequeños problemas técnicos que hubo. Saludamos a los asistentes y a quienes desde la distancia difundieron y apoyaron la concreción de la Feria.

Quedamos muy contentas. No quepa duda de que vendrán nuevas versiones y se hará lo posible para mejorarla en todo sentido.

¡Hasta la próxima y que viva la anarquía!

El grupo coordinador

Fines de Mayo del 2012

Santiago, Región chilena

Algunas fotografias: