Detenciones en Rovereto (Italia): Massimo Passamani en prisión y Daniella
Battisti en arresto domiciliario

“La sociedad más totalitaria es la que sabe dar a las cadenas el color de
la libertad, la mercancía por excelencia hoy en día. Si la represión más
eficaz es la que anula el deseo mismo de rebelión, el consenso es
represión preventiva, policía de las ideas y las decisiones.”

Esta mañana, 27 de agosto, en una operación de las fuerzas especiales de
los Carabinieri, en una operación en la que participaron decenas de
policías y en la que registraron además de una decena de domicilios, dos
centros anarquistas (en Trento y Rovereto) detuvieron a los compañeros
Massimo Passamani y Daniella Battisti, el primero se encuentra ya en la
cárcel de Tolmezzo y la segunda en arresto domiciliario.
Las acusaciones no son del todo clara, pero se sabe que las detenciones se
han orquestado bajo el 270 bis, o sea, asociación subversiva. Según la
prensa burguesa (Radio NBC) se les acusa de al menos «28 hechos, que van
desde ataques contra repetidores de Vodafone y Wind» y disturbios «en Val
di Susa, en Roma y Grecia». Además, siempre según la prensa, Massimo sería
el «líder» de los anarquistas insurreccionalistas italianos. En los
últimos meses no son pocos los periodistas que se ensañan en mostrar un
supuesto liderazgo.


En esa linea van las declaraciones del parlamentario piamontés del PD
(Partido Democrático) Stefano Esposito que no ha tardado en salir a dar
una conferencia de prensa esta tarde en la que declara que durante meses
ha denunciado «el papel desempeñado por Massimo Passamani en el Valle de
Susa como jefe del ala militar y violenta de movimiento No Tav». Y
continúa diciendo que espera de «las opiniones de varios intelectuales en
Turín que me atacaron cuando denuncé el papel de los antagonistas y sobre
todo espero saber si los habitantes de Val di Susa contrarios al Tav van
tomar las distancias de un acusado de subversión». Divide et impera.
Veamos si, luego de los ejércitos de policías y militares que invadieron
el valle para supervisar la destrucción del mismo en beneficio del
proyecto de Alta Velocidad del Capital, la clásica formula de de dividir a
los que luchan entre «buenos» y «malos» esta vez funciona en Val di Susa.
Sólo podemos agregar que ningún anarquista estará solo. A demostrar
solidaridad de la manera que se crea conveniente, aunque la mejor manera
es continuar la lucha.

Para escribirle (Massimo puede leer en castellano):
Massimo Passamani
C.C. di Tolmezzo
via Paluzza, 77 – 33028 Tolmezzo (UD)
Italia